lxxvii

Milán, 13 de junio de 2024

Yo no sé de hombres, aunque sea uno; pero sé de caballeros, aunque no sea ninguno.

lxxvi

Barcelona, 13 de marzo de 2024

Las escaleras modernistas, como las curvas femeninas, no necesitan de ornato.

lxxv

Madrid, 7 de marzo de 2024

La música italiana es, para mí, indistinguible de la felicidad, y de casi todos mis remordimientos.

lxxiv

Águilas, 6 de enero de 2024

Toda la gloria de los hombres de este mundo no ha consistido sino en salir a empatar.

lxxiii

Madrid, 10 de diciembre de 2023

Saliendo del último pase —una película francesa— del Renoir con las manos en los bolsillos de la gabardina arrugada, me doy cuenta de que, de todos los personajes que alguna vez imaginé representar en la vida, el extranjero de Baudelaire no figuraba entre ellos. De repente, me aniño un poco, y vuelvo a casa dando saltitos como de alegría.

lxxii

Madrid, 9 de diciembre de 2023. En déjeunant

El desayuno estoico por excelencia es el andaluz, la razón que remueve lo superfluo; el inglés, en cambio, carece de afiliación a cualquier filosofía de vida o escuela de pensamiento.

(Unenlightened hedonism, quizá).

lxxi

Madrid, 8 de diciembre de 2023

Yo al caballero le reconozco por la bragueta: la lleva cerrada con botones. Y deja el platillo de pan intacto.

lxx

Madrid, 8 de octubre de 2023

El fit perfecto: ligeramente heredado de tu padre.

lxix

Madrid, 7 de octubre de 2023

Tras unas pochas con almejas, el cogote de merluza y el vino castellano, llega la insoslayable conclusión: ontológicamente, el contrario de ChatGPT debe ser España.

lxviii

Venecia, 18 de agosto de 2023

El manierismo, hasta sus últimas consecuencias, es inasumible—da demasiado dolor de cuello.